Feeds:
Entradas
Comentarios

Determinación

Los rostros de la dureza. La seriedad del matrimonio, la fortaleza y decisión de su gesto. Ellos van a salir de la crisis y, aunque tengan que emigrar muy lejos, no van a dejar que sus hijos pasen hambre.

Anuncios

Entreguerras

Colas, grandes colas de los comedores sociales en Estados Unidos durante la Gran Depresión. Los hombres conservan sus abrigos y chaquetas, sus sombreros y gorras, pero ahora las prendas están sucias y arrugadas. Caras serias, largas, desesperadas y sin afeitar. Ellos asisten perplejos a algo para lo que no están preparados. Deben armarse de una paciencia infinita. El hambre atenaza sus cuerpos y, lo que es peor, el de sus hijos.

La fiesta en honor del patrón del pueblo. Los cohetes y los fuegos artificiales. Las camisas blancas de los hombres, los vestidos floreados de las mujeres, los jerséis a rayas, las calzonas nuevas y los zapatos limpios de los niños; la celebración a las puertas de la iglesia. Veinte años después, la vida ha dado un vuelco a la pobreza.

Sotana de altos vuelos en una gran estirada del portero seminarista. Tiempo de recreo, de alegría y de gran compañerismo. En el patio de juegos también se está cerca de Dios.

La gitanilla

La gitanilla abraza a una muñeca y la abriga con una toalla. Ella lleva los pies descalzos. Al fondo se ven las chimeneas de una central eléctrica. La ternura de la niña, en primer plano, domina toda la imagen y contrasta con la frialdad de las chabolas y las industrias.

La España rural

Escenas familiares de una España rural atrasada. El trabajo cotidiano. La mujer que cose y la que hila el lino con esmero, sin hacer caso al tiempo, poniendo toda la atención en realizar su labor con cuidado. El padre viene con los aperos de labranza sobre el burro y los descarga en la puerta. La madre tira el agua a la calle de tierra y piedras. Las niñas comen un trozo de pan y esperan que sus padres terminen el trabajo. Las paredes de las casas son de argamasa, cantos, pizarras y dinteles de madera. Los pies los llevan descalzos. Están empezando a construir el futuro: el agua corriente, la escuela, las casas nuevas, los aparatos eléctricos, las comodidades. Lo veo todo desde el ahora, desde ese amor que ponen los padres en los hijos, y que éstos no ven hasta mucho más tarde en sus vidas, cuando a su vez tienen descendencia. ¿Qué habrá sido de Félix, ese hombre de barba cerrada en esos tiempos de supervivencia, y de María, su mujer? ¿Soñarán con el agua corriente, con la electricidad, con los zapatos nuevos? Algún cigarro fumará él, algún vino beberá en la taberna los domingos. Puede que también acuda a misa, en la parte de atrás de la iglesia, por su puesto, con el resto de los hombres. No son cortas sus entendederas, aunque hayan ido poco a la escuela. Hoy los dos son cuidados por las hijas y no les falta de nada.

La catequesis

La catequesis y la lección de ortodoxia con el crucifijo al fondo. La sotana del sacerdote y la atención de los muchachos. El dedo aleccionador y el dedo acusatorio. La unión perfecta entre la religión y la política.