Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Otros textos’

Rosa María Perona

No puede ser, me digo una y otra vez, porque la muerte, esa misteriosa palabra, no iba contigo. No me enteré de nada al principio, sólo sabía que desde hacía unos meses no contestabas mis mensajes y me costaba trabajo pensar en que estuvieses enfadada. Más tarde me dijeron que te había ocurrido algo muy fuerte, pero no me contaron qué y no quise indagar ni molestarte, pues no sabía si era referente a tu hija o por otro motivo. Luego el destino nos unió una mañana durante unos momentos y, como siempre, fuiste muy cariñosa conmigo. Me dijiste que habías tenido un problema de salud pero que te estabas recuperando. Te deseé lo mejor y apelé a tu fortaleza. Me abrazaste, me diste un beso y me pediste que te guardara un ejemplar del libro que había publicado y te lo diera en el reading de la taberna inglesa.

El sábado leí la triste noticia en el periódico y no acabo de aceptarlo. Eras bella, hermosa, fuerte y compasiva; a veces, hada, a veces, jipi, a veces, poeta, y siempre la mejor versión de una mujer.

Cómo no admirarte, cómo no sentirse orgulloso de tu amistad, cómo no reconocerte en cualquier manifestación artística que reflejase tus ansias de ser libre.

Puedo escuchar el brío de tu voz declamando un poema, puedo verte con tus vestidos estampados bajando la cuesta del Rodeo, puedo ver tu independencia que tanto acompañaba, tu verdad venciendo cualquier mentira.

Necesitaríamos a una Virginia Woolf para que te describiera e hiciese justicia a tu valía, la justicia que, en estos momentos, te ha negado la vida.

Descansa en paz.

Anuncios

Read Full Post »

Fue hace doce años, quizá más. Entonces yo estaba empezando a escribir y asistía a cualquier acto relacionado con la literatura. Recuerdo en especial las presentaciones del Aula Valverde celebradas en el Colegio Mayor Francisco de Sande. De todos los buenos escritores que pasaron por allí, me sorprendió la bonhomía de un poeta de San Vicente de Alcántara, Ángel Campos Pámpano, quien con suma humildad nos habló de la valía de algunos de sus alumnos en el taller de escritura que él dirigía, ponderó los poemas de Basilio Sánchez y otros poetas extremeños, con tanto afecto que pareció olvidarse de sí mismo y de su propia obra.

Ahora ha llegado a mis manos La semilla en la nieve, libro dedicado a su madre. No hay palabras que puedan precisar la emoción contenida de esos poemas.

José Sánchez Rincón

Read Full Post »

Este lunes, después de 15 años y si un milagro no lo remedia, se celebró el último reading en la taberna inglesa del Rincón de la Monja de Cáceres. Hubo una época dorada en la que se producía el lleno de jóvenes el tercer lunes de cada mes, atraídos por esa idea romántica de que allí se estaba realizando un acto cultural de primer orden, con el reclamo de Luigi Giuliani, el profesor romano que lo creó y que pasados unos años se marchó a impartir su docencia a una universidad italiana.

Alguna televisión quiso meter las cámaras en la taberna, pero se votó esta propuesta en asamblea y se decidió no aceptarla pues se desvirtuaría el espíritu del acto.

Protagonistas del reading fueron, además del propio Luigi y otros que salían a leer escritos propios y ajenos, las performances de los pintores Jesús González y Andrés Talavero, el humor sui géneris de Andrés Pociña, las histriónicas declamaciones de César Nicolás, los ensayos elegidos por Manolo Galán y la dulzura de Fernanda Valdés al recitar los poemas de Benedetti.

Desde hace tres años, con la ausencia de los estudiantes, la vida del reading venía languideciendo. Llevábamos unos meses en los que ya casi nadie aparecía por la taberna de George. Nos dimos un plazo hasta enero y Manolo me advirtió de que si no acudía nadie este mes, lo dejaríamos.

Este lunes ni siquiera se presentó él. Cuando ya me disponía a marcharme, entró Emilio en el local, uno de aquellos jóvenes entusiastas del principio, persona alegre e inmune al desánimo. Traía un ejemplar de conocimiento mágico del papa Honorio con la cubierta de terciopelo negro y letras doradas, y se acordó de aquellos reading multitudinarios y dirigiéndose a esos compañeros que abarrotaban la taberna y ya no estaban les dedicó las oraciones del grimorio del papa referidas a elfos del aire, gnomos de las profundidades y salamandras del fuego.

Así, con gran ímpetu y efusividad, Emilio puso el broche de oro ante esos jóvenes imaginarios que le hubieran aplaudido a rabiar en aquellos gloriosos años del reading.

José Sánchez Rincón.

Read Full Post »

Amor y setas

Si fuera posible distinguir el amor verdadero del falso del mismo modo que se distinguen las setas de los hongos venenosos. En el caso de las setas es muy simple: se salan bien, se apartan y se tiene paciencia. Pero en el caso del amor, tan pronto como surge, se impone la certeza no sólo de que se trata de un caso genuino, sino de que es el amor de tu vida. Es necesario recoger un número terrible de amores venenosos para comprender que la vida no es como las setas.

Katherine Mansfield (Diarios)

Read Full Post »

Katherine Mansfield

Esta mujer se dedicaba en cuerpo y alma a la literatura. Ella es conocida por sus magníficos cuentos, pero es aconsejable también la lectura de su Diario, pues nos muestra su forma de concebir historias, sus pensamientos, sus temores, sus logros, sus achaques, su talento para captar lo mejor de la vida y esa maravillosa sensibilidad para describir los detalles.
Cuando leí sus cuentos, éstos me parecían estar en la misma onda que los de Virginia Woolf. Es encomiable esa pasión que transmiten estas autoras y ese saber reflejar lo poético que hay en el mundo. A lo mejor, esa es la clave, el sello de calidad de una literatura.

Read Full Post »

Doisneau

El beso preparado por el artista. El amor en la calle, tan real y verdadero que parece más natural y más hermoso que el de los amantes anónimos. El escenario escogido, los transeúntes descuidados. El ojo poético de Doisneau nos enseña como nadie la ciudad de las luces, sus protagonistas, y, también, algo sobre nosotros mismos.

Read Full Post »

El niño lleva la alegría pintada en la cara con un tesoro bajo el brazo: el pan de la familia. Divertido, corre esquivando los obstáculos que se le presentan en la calle, mensajero de la dicha de todos los días.

Read Full Post »

Older Posts »